“Haz esto y vivirás” con esta cita se convocó a los agentes pastorales que este año participaron en la 41 Asamblea Sinodal Diocesana en Linares, el sábado 23 de octubre en el Instituto Linares. Felices con el reencuentro presencial, después de tanto tiempo y cuidando todas las medidas sanitarias, alrededor de 200 sinodales, celebraron como una Iglesia viva que reflexiona, ora y camina unida.

Desde muy temprano, jóvenes del equipo de servicio, vistiendo sus tradicionales petos, se dieron a la tarea de recibir a los sinodales, comenzando por tomar la temperatura, verificar que portaran sus pases de movilidad y entregar las primeras recomendaciones de resguardo sanitario y preventivo.

Terminada la inscripción, comienza el trabajo de la mañana con la oración inicial, además del saludo de Mons. Alberto Ortega, Nuncio Apostólico en Chile, quien acompañó toda la jornada a los sinodales. Luego el texto inspirador y el itinerario sinodal, a cargo del equipo de reflexión.

Una vez terminado el primer break, comenzó el trabajo grupal, momento de mucha comunión y participación, instante en que los sinodales comparten en comisiones, donde se recogen las reacciones, impresiones y anhelos sobre el proceso sinodal. Destacando tres grandes temáticas: fragilidad, comunión y sinodalidad, salida y misión.

En el segundo trabajo grupal, se debía elegir dos de los desafíos en particular, justificando el porqué de esta elección, favoreciendo la conversación argumentativa sobre la valoración de cada desafío en particular de estos lineamientos.

Luego de un rico almuerzo compartido en el mismo recinto, llegó ell tercer trabajo de comisión, contando con la síntesis de lo trabajado en la mañana, se ponen en común los temas priorizados, una vez compartido se aterrizarán los temas a nivel decanal y parroquial, contando con objetivos, acciones, responsables, etapas para poder acompañar y evaluar este proceso.

A las 17:30 aproximadamente, se realizó la Eucaristía de clausura. Terminaba una hermosa e intensa jornada de trabajo, donde reinó la camaradería, el diálogo y la sinodalidad de esta Iglesia que camina unida en la Diócesis de Linares. Se pone en las manos del Señor, todos los anhelos y proyectos, celebrando la fiesta grande de la Eucaristía, presidiendo Mons. Alberto Ortega, Nuncio Apostólico en Chile, concelebrando Mons. Koljatic y el clero Diocesano. En su homilía el pastor, agradeció la participación y el cariño con que fue acogido. Así como también animó a los presentes a cuidar estas instancias de diálogo, poniendo los dones que el Señor les da al servicio de los hermanos y de la difusión de la Buena Nueva a todos, a partir del testimonio y amistad con Jesús.

Categories:

Comments are closed

El Video del Papa
[ThePopeVideo-ES]