Declaración, Decisiones y Compromisos de los Obispos de la Conferencia Episcopal de Chile

Obispos reconocieron haber fallado a su deber de pastores en los casos de abuso sexual a menores y dieron a conocer decisiones y compromisos de corto y mediano plazo para alcanzar verdad, justicia y reparación a las víctimas.


Los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile reconocieron “humildemente que hemos fallado a nuestro deber de pastores al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes y religiosos. A veces no reaccionamos a tiempo ante los dolorosos abusos sexuales, de poder y de autoridad y, por ello, pedimos perdón en primer lugar a las víctimas y sobrevivientes”.

El presidente de la Conferencia, Mons. Santiago Silva, junto al secretario general, Mons. Fernando Ramos, dieron a conocer el texto de la declaración conclusiva de la 116ª asamblea plenaria extraordinaria del Episcopado, que se realizó entre el 30 de julio y el 3 de agosto en Punta de Tralca. Asamblea convocada para abordar la situación que vive la Iglesia Católica en el país, particularmente a raíz de los graves casos de abuso cometidos por personal consagrado.

En los últimos tres días de la asamblea participaron, además de los obispos, los vicarios de Pastoral de las diócesis, directivos de CONFERRE y congregaciones religiosas, diáconos, laicas y laicos colaboradores en los servicios nacionales del Episcopado.

 

Declaración:

Nos hemos reunido los obispos de la Conferencia Episcopal de Chile y administradores apostólicos en
una asamblea plenaria extraordinaria, para abordar la situación que vive la Iglesia Católica en el país, particularmente a raíz de los graves casos de abuso cometidos por personal consagrado.
En estos meses hemos tenido oportunidad de dialogar, primero en las diócesis, luego con los equipos
diocesanos del país, y ahora como Conferencia Episcopal, acerca de la Carta del papa Francisco al Pueblo de Dios que peregrina en Chile, de los nuevos acontecimientos tras nuestro encuentro con el Santo Padre en Roma y de los caminos a seguir en esta hora decisiva en la vida de la Iglesia. Los últimos tres días hemos estado acompañados por los vicarios de Pastoral de las diócesis, por algunos directivos de CONFERRE y congregaciones religiosas, por diáconos, laicas y laicos colaboradores en los servicios nacionales del Episcopado.
Después de este tiempo de escucha, oración y discernimiento, intentando, como señaló el Papa, “poner a Jesús en el centro” y “mirar de frente, asumir y sufrir el conflicto”, queremos reconocer humildemente que hemos fallado a nuestro deber de pastores al no escuchar, creer, atender o acompañar a las víctimas de graves pecados e injusticias cometidas por sacerdotes y religiosos. A veces no reaccionamos a tiempo ante los dolorosos “abusos sexuales, de poder y de autoridad” y, por ello, pedimos perdón en primer lugar a las víctimas y sobrevivientes.
En esta hora queremos expresar también nuestro arrepentimiento ante quienes han acompañado a las víctimas, a sus familias, a quienes han realizado responsablemente esfuerzos por buscar la verdad, la justicia, la reparación y la purificación, y a los cientos de consagrados y laicos que diariamente dan testimonio del amor, la misericordia y la redención de Cristo y que se ven afectados en su ministerio por causa de los errores, pecados y delitos cometidos. En especial, reconocemos que no siempre supimos acoger en todas las instancias eclesiales las orientaciones del Consejo Nacional de Prevención para abordar oportunamente los casos de abuso sexual. Nuestras faltas u omisiones han causado dolor y perplejidad, han afectado la comunión eclesial y han dificultado la conversión y minado la esperanza.
De ningún modo hemos querido causar ni agravar el daño producido, pero, mirado en una perspectiva del tiempo, algunos de nosotros pudimos ser más activos y atentos al dolor sufrido por las víctimas, familiares y la comunidad eclesial.
2
A partir del discernimiento realizado estos días, queremos dar a conocer las siguientes decisiones y
compromisos.
DECISIONES
1. Incluiremos un Anexo a las Líneas Guía “Cuidado y Esperanza”, norma que rige a todas las diócesis
del país, relativo a la plena voluntad de colaborar con el Ministerio Público en la entrega de los
antecedentes sobre abuso sexual a menores de edad, resguardando los nombres de denunciantes y
víctimas que expresamente soliciten reserva de su identidad. El texto de dicho anexo se dará a
conocer apenas se formalice el acuerdo de colaboración con la Fiscalía Nacional que trabaja un
equipo jurídico en representación de la Conferencia Episcopal de Chile.
2. A contar de esta fecha, daremos a conocer públicamente toda investigación previa sobre presunto
abuso sexual de menores de edad realizada en nuestras jurisdicciones. Lo mismo solicitamos a los
superiores de congregaciones religiosas.
3. La Conferencia Episcopal de Chile nombra a la abogada Ana María Celis Brunet Presidenta del
Consejo Nacional de Prevención de Abusos y Acompañamiento de Víctimas.
4. Se aprueban nuevas atribuciones y competencias al Consejo Nacional de Prevención de Abusos y
Acompañamiento de Víctimas:
a. En adelante dará seguimiento a la implementación de las Líneas Guía “Cuidado y Esperanza”
en las diócesis, tanto en la recepción de denuncias, el acompañamiento a víctimas, en las
medidas de prevención y la adecuada formación de los agentes pastorales.
b. Recabará información actualizada sobre la cantidad de investigaciones previas y procesos
penales en curso en nuestro país.
c. Se crea un Departamento de Prevención de Abusos para ejecutar las orientaciones del
Consejo Nacional. Su directora ejecutiva será Pilar Ramírez Rodríguez.
d. Se faculta a dicho Departamento para recibir denuncias sobre abusos conforme la normativa
canónica, facultad que no anula ni suprime las instancias propias de las diócesis e institutos
de vida consagrada.
e. En el sitio web del Consejo www.iglesia.cl/prevenirabusos se repondrán los nombres de
clérigos con sentencias definitivas civiles y canónicas por abuso de menores de edad.


COMPROMISOS
1. Nos comprometemos a incrementar nuestra disponibilidad para encontrarnos personalmente, cada
obispo, con víctimas de abusos cometidos por clérigos de nuestras jurisdicciones que estén
dispuestas a hacerlo, para acogerles, escucharles y ponernos, junto a nuestros equipos de acogida, a
su disposición para todo cuanto ayude a sanar las heridas. Este mismo signo solicitamos a los
superiores de institutos de vida consagrada.
2. Considerando que el reconocimiento, la verdad y la justicia son siempre los primeros pasos hacia la
reparación, nos comprometemos con la ayuda del Consejo Nacional de Prevención de Abusos y
Acompañamiento de Víctimas, a buscar criterios comunes en los procesos de reparación hacia las
víctimas de abuso.
3. Nos comprometemos a seguir promoviendo la formación permanente en prevención de abusos de
todo el personal consagrado y agentes pastorales de las diócesis, y la acreditación de formadores.
Esto mismo estamos solicitando a los institutos de vida consagrada y, particularmente, a los
responsables de las instancias educativas de la Iglesia.
4. Nos comprometeremos a elaborar e implementar un protocolo de buen trato que buscará fomentar
relaciones basadas en el respeto por la dignidad de la persona, en ambientes parroquiales,
comunitarios y educativos, especialmente dirigido a quienes ejercen cargos de autoridad,
responsabilidades directivas y a quienes atienden a personas. Asimismo, elaboraremos un código de
comportamiento para los ministros ordenados. Ambos instrumentos se darán a conocer en abril de
2019.
5. Acogiendo el llamado del Papa, nos comprometemos a promover intensamente la participación de
laicos y laicas en instancias eclesiales generando ambientes de sinceridad, franqueza y crítica
constructiva junto a los consagrados, en una experiencia comunitaria como “pueblo de Dios”.
6. Nos comprometemos a hacer una mirada autocrítica de los aspectos estructurales de nuestras
diócesis que permitieron la ocurrencia y perpetuación del abuso en la iglesia para que estos hechos
nunca más se vuelvan a repetir. En este contexto, impulsaremos la renovación permanente en los
consejos y equipos de gestión y conducción pastoral a nivel diocesano y parroquial con especial
acento en la participación de la mujer, sobre todo en las instancias de toma de decisiones.
4
Valoramos la voluntad de estudiar los plazos de prescripción legal de los diversos delitos de abuso sexual de menores contenidos en la legislación estatal, de manera que el paso del tiempo no inhiba la
posibilidad de sancionar tales ilícitos y de proceder a los procesos de reparación en sus diversos aspectos.
Sabemos que las decisiones y compromisos a corto y mediano plazo que hoy hemos anunciado, no
solucionan, por sí solos, el dramático flagelo del abuso en nuestra Iglesia, y las complejas causas y raíces del mismo.
A cada obispo y superior religioso corresponde enmendar, perfeccionar y dar las adecuadas garantías,
respecto de sus jurisdicciones. A todos los bautizados y bautizadas que conformamos el pueblo de Dios nos corresponde ejercer nuestra corresponsabilidad en la misión de la Iglesia, con una actitud adulta y crítica en la construcción del tejido comunitario.
Del mismo modo, las instancias del Estado, judiciales, políticas y sociales, están también llamadas a
cumplir, desde cada uno de sus ámbitos, la misión de velar por el cuidado de niños, niñas y adolescentes y de buscar legislaciones más adecuadas para castigar el abuso y promover su prevención. Desde la Iglesia, cuentan con toda nuestra disposición.
Queremos expresar nuestra cercanía a todos los hombres y mujeres laicos, religiosas y religiosos,
diáconos y sacerdotes que viven la conmoción por estos graves y contradictorios episodios y, desde el
sufrimiento compartido, no han dejado de anunciar su fe en Cristo ni de servir a los demás en la
comunión de la Iglesia.
Encomendamos estos propósitos a la Virgen María que, aun con el sufrimiento junto a su Hijo
crucificado, supo acompañar a los discípulos y reanimarlos en la esperanza y en la certeza de que Cristo Resucitado es el centro de nuestra vida y la fuente de nuestra misión.
LOS OBISPOS DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL DE CHILE
Punta de Tralca, 3 de agosto de 2018.

Ver texto completo