admin/ abril 5, 2019/ 2019

En un ambiente de fraternidad, 164 Agentes Pastorales de la Diócesis de Linares junto a su clero, religiosas y religiosos, revisan su caminar a la luz de las Orientaciones Pastorales diocesanas y de las Conclusiones del último Sínodo, en octubre de 2018.


Como es ya una hermosa tradición, en la Casa de Ejercicios Chacahuín se realizó el miércoles 3 de abril el EDAP, Encuentro de Agentes Pastorales. La jornada partió muy temprano con la acreditación por decanato, luego un rico desayuno y oración de la mañana. El P. Luis Fuentealba, Vicario Pastoral, expuso un resumen del camino ya recorrido, con sus luces y sombras, destacando logros, así como también los temas pendientes y sus causas.
La reflexión del Vicario Pastoral comenzó con estas palabras: “Gracias a Dios por convocarnos en esta asamblea de agentes pastorales, particularmente por la presencia, la vida, el servicio de cada uno de ustedes, el Santo Pueblo Fiel de Dios que peregrina en nuestra querida Diócesis de Linares, y a tantos otros agentes pastorales laicos de nuestras parroquias, comunidades, decanatos, colegios, movimientos eclesiales, departamentos diocesanos, que en medio de la profunda crisis que afecta a la Iglesia por abusos de poder, de conciencia, abuso sexual a menores, el dolor, la vergüenza, el desconcierto, han mantenido su fidelidad a Dios, su entrega generosa a la Iglesia diocesana, y a quienes han acogido las denuncias, acompañado a las víctimas de abusos en nuestra diócesis cuyo proceso e investigaciones son por todos conocidas”.
“En relación a las OO.PP. Diocesanas 2016 – 2020 nos propusimos ser: Una Iglesia que Escucha, Anuncia y Sirve, y se definieron seis prioridades pastorales. Familia, Jóvenes, Vocaciones y Ministerios, Formación Permanente, Renovación de la parroquia, Pastoral Social. En un primer momento las OO.PP. diocesanas, fueron acogidas, leídas, compartidas en la mayoría de los consejos pastorales de las parroquias, decanatos, colegios y movimientos”. “Transcurridos ya dos años, la implementación de las OO.PP. en la diócesis ha sido un proceso lento en general en las parroquias, decanatos, colegios y movimientos eclesiales. Las razones de esta lentitud suelen ser múltiples, desde la falta de convicción, no todos se sienten interpelados, el ritmo de vida un tanto acelerado, las abundantes actividades pastorales, de repente excesivas y sin mayor discernimiento, la forma como se ha acompañado este proceso desde la Vicaria Pastoral, la crisis eclesial que sin duda ha sido un golpe fuerte”. Ante todo reiterando el inmenso valor de la fidelidad de los congregados en la jornada, así como también a las comunidades de base que representan.

Luego de esta resumida mirada se dividió el trabajo por decanatos, instancia que se abordaron cuatro preguntas: ¿Cómo hacer más operativas las OOPP? ¿Cuáles son las prioridades que debemos acentuar los siguientes dos años? ¿Cómo enfrentar el clericalismo? ¿Cómo implementar la Sinodalidad?
La respuesta, a estas interrogantes, coincidieron básicamente por los intereses comunes en cada grupo, destacando la necesidad de una mayor participación laical que implica la autoformación de los Agentes Pastorales, sin conformarse sólo con lo que recibe, lo que conlleva una disminución del clericalismo, dando paso a la mayor sinodalidad y la responsabilidad compartida Clero y Laicos.

Compartir esta entrada