admin/ marzo 8, 2018/ 2018/ 0 comentarios

El Obispado de Linares, retoma sus labores con una Eucaristía, en la que se destaca el tiempo de gracia, tiempo de Cuaresma y el Día Internacional de la Mujer: «pidiendo por cada una… que se sientan protegidas de toda clase de violencia y sea reconocido su innegable aporte en todas las áreas del quehacer humano» (Papa Francisco).
En el momento de la Ofrenda, se llevó un recuadro que simbolizan manos de mujer, la fortaleza del esfuerzo que transforma con delicadeza el sacrificio en la vida fecunda. También se presentó la Biblia, alimento de la vida de todo agente pastoral, y el documento de las OO.PP. Diocesanas, como guía para que seamos una Iglesia que escucha, anuncia y sirve.
Después de la Misa, a disfrutar un rico desayuno preparado por las Vícarías General y de Pastoral, quienes con cariño arreglaron detalles y regalitos a las damas presentes, así como el recuerdo a quienes celebraron su cumpleaños en temporada estival, como también a quienes celebrán en marzo.





Compartir esta entrada

Dejar un Comentar