admin/ febrero 6, 2017/ 2017/ 0 comentarios

Cientos son los testimonios que oímos, millar de historias dignas de compartir, miles son los vecinos de la Diócesis de Linares que han sufrido con los incendios.


Algunos perdieron sus casas, sus bienes, sus animales de trabajo y domésticos, sus cosechas, y por sobre todo la tranquilidad. Pero al llegar a las comunidades los voluntarios y quienes llegan con aportes son recibidos con gran alegría, las lágrimas en los ojos son de gratitud por estar con ellos, por el apoyo recibido y por saberse acompañados y cuidados por Dios… Es recurrente oír de ellos…lo perdimos todo pero Dios nos volvió a dar vida, el Señor y la Virgen nos cuidan siempre.
Es lo que ocurrió con los vecinos en Huerta de Maule al interior de la comuna de San Javier, según nos comentó el párroco P. Juan Pérez, quien resumió algunos de los testimonios de sus feligreses: “Los días pasaban y veíamos con gran preocupación que el fuego afectaba a todas las comunidades de los alrededores y hasta nosotros las llamas no llegaban. Aún así, permanecíamos unidos como Pueblo, nos encomendamos a nuestro Patrono San Francisco y pese a que el fuego en definitiva llegó a Huerta, San Francisco nos protegió y pudimos hacerle frente. Destacable es la acción de la Junta de Vecinos, siempre alerta, sentíamos miedo pero seguíamos bien coordinados, desde un principio nos unimos y construimos cortafuegos. En esta tarea preventiva en defensa del Pueblo destacamos el apoyo de Bomberos que llegaron desde la Quinta Región en apoyo de los Bomberos de San Javier, Brigadistas de CONAF de Puerto Montt y con la ayuda de la Municipalidad de San Javier su personal y los equipos de Vialidad mejoramos los cortafuegos. Más el apoyo aéreo: helicópteros, avionetas y los aviones famosos también estuvieron combatiendo en la zona. Es así como sólo se quemaron un par de casas en el sector de Ranchillo y el baño de la capilla”.
El Padre Juan Pérez agrega “Por favor, quisiera destacar la unidad de los vecinos, agradecer el apoyo de los efectivos de PDI quienes organizaron una tarde recreativa con títeres y juegos para alegrar a los más pequeños y la constante presencia de Carabineros, quienes han desplegado sus unidades en el Pueblo, ayudando con la contención de la gente”. El párroco añade “al pasar los días la gente en Huerta está más tranquila, se mantiene la escasez de agua. Pero los vecinos ya están pidiendo , para agradecer a San Francisco por su intercesión y el cuidado del pueblo, ya lo estamos viendo y quedará pendiente tal vez para después de Semana Santa”.

Ver más Fotografías

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar