admin/ mayo 20, 2016/ 2016, Religiosas, Vocación/ 0 comentarios

Con una Eucaristía en la capilla del Hogar Sagrado Corazón de Linares, presidida por Monseñor Tomislav Koljatic, se despidieron los restos mortales de la Hna. María de Los Ángeles Velarde Mora, Religiosa de Nuestra Señora de La Paz. Quien el 19 de mayo, fue llamada a la Casa del Padre Dios, a los 71 años. La Angelito, nació en Viña el 10 de septiembre de 1944, sus padres eran Don Armando y Doña María. Fue la menor de 8 hermanos. Nació de siete meses, lo cual le provocó permanentes problemas de salud, por eso recibió la mayor parte de su educación en casa. Siendo joven trabajó como catequistas en Valparaíso, mientras el párroco era Don Carlos Camus, a quien le cantaba ya siendo religiosa de La Paz “te vengo a decir, te vengo a decir, Oh mi buen Pastor” En su despedida fue acompañada por sacerdotes, religiosas y laicos que con emoción compartieron su testimonio de aventuras vividas con la «Angelito», de quien destacaron su alegría, su servicio y entrega a toda prueba. La «Angelito», que no perdía oportunidad para decirle a quien estuviera a su lado «Dios te ama», gozando siempre con hacer feliz a los hermanos. La hermana Ester, quiso compartir con nosotros algunos pensamientos sobre la vida de la «Angelito», de quien señala “era uno de esos seres que Dios elige y moldea a imagen de Cristo para embellecer su Iglesia. Era muy alegre y generosa, jamás pasó de largo ante un hermano necesitado. Ella estaba siempre lista para dar a conocer el amor de Dios, con obras, actitudes y palabras. En comunidad oraba y nos hacía orar por tantas intenciones como le confiaban, expresando su amor por los más pobres. La caridad cristiana era marcada en ella. Agradecemos a Dios que nos la dio como Hermana de La Paz, a Él le pedimos ayuda para seguir su ejemplo, esa senda que con sencillez nos marcó. Gracias al Señor por la vida de esta religiosa, por su testimonio y amor a la Iglesia… Descansa en paz «Hna. Angelito» en los brazos del Padre Dios, como siempre lo deseaste.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar