admin/ enero 19, 2015/ 2015, MIsiones, Pastoral Juvenil/ 0 comentarios

Nuevamente los jóvenes ponen y destacan la nota fraterna ante las tragedias. Bien, por los misioneros que junto al P. Héctor Alarcón y al equipo de Fundación DAR y Caritas, acompañan a los afectados por los incendios, llevando ayuda, esperanza y un poco de alegría a las familias que lo están pasando mal. Desde el lunes 12 de enero, se estableció en la parroquia de Nirivilo la “Patrulla Juvenil” un grupo de jóvenes que están asistiendo al Padre Héctor en su recorrido por las comunidades, acompañando en la Eucaristía, escuchando a las familias, llevando agua, alimentos, ropa, pero por sobre todo cariño, respeto y dignidad. El martes 13, parte de los misioneros estuvieron en el lugar donde estaba la capilla San Francisco de Cajón González, ocasión en que el P. Héctor volvió a colocar, en lo que quedó de pared, una cruz que simboliza la confianza en el amor de Dios y la esperanza de volver a levantar la capilla y la comunidad. Por su parte, los jóvenes de distintas parroquias se han organizado para reunir donaciones, las que serán entregadas prontamente a los afectados.
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar