admin/ octubre 13, 2014/ 2014, Pastoral Social, Sínodo Diocesano/ 0 comentarios

En el Instituto Linares, los días 10 y 11 de octubre, con un gran marco de asistencia y un clima fraterno se realizó la XXXIV Asamblea Sinodal, el tema que este año congregó a los agentes pastorales, fue la Pastoral Social, con el lema «Todos los creyentes vivían unidos y compartían todo cuanto tenían».(Hc 2,44). La Asamblea Sinodal este año estuvo orientada a presentar el camino recorrido de la Pastoral Social en la Diócesis.
  La Pastoral Social tiene su fundamento en el Evangelio de San Mateo 25, 37ss. “Entonces los buenos preguntarán: Señor, ¿Cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer; sedientos y te dimos de beber; forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos, o enfermo, o en la cárcel, y te fuimos a ver? El Rey responderá: En verdad les digo que cuando lo hicieron con algunos de estos mis hermanos más pequeño lo hicieron conmigo”. De esta forma Jesús se identifica profundamente con el pobre y nos invita a nosotros sus discípulos, a tener esta mirada de fe y  servir a cada hermano que padece alguna necesidad o sufrimiento. Durante los últimos años el Área Social ha hecho un esfuerzo para hacer vida este pasaje  de la Sagrada Escritura, organizando y coordinando los diferentes servicios del Área Social en los decanatos, parroquias, comunidades y colegios. Sin embargo, es necesario aunar mayores esfuerzos a nivel diocesano para que la pastoral social esté presente en la vida de los preferidos de Jesús; los enfermos, los encarcelados, los que no tienen trabajo, los que se sienten solos, etc. P. Luis Fuentealba, Vicario de Pastoral, señaló: “Este esfuerzo queremos fortalecerlo en esta Asamblea Sinodal, con  la participación de cada uno de los agentes pastorales para hacer realidad el proyecto de Jesús: “Que todos tengan vida en abundancia”. La participación, como siempre fue muy buena, distribuidos en 25 comisiones, trabajaron 348 agentes pastorales.  
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar