admin/ agosto 19, 2014/ 2014, Pastoral Social/ 0 comentarios

Acompañado de autoridades locales e invitados especiales, Monseñor Tomislav Koljatic, Obispo de Linares, bendijo “la Casa de Las Gaviotas”, inmueble de alto valor patrimonial, cuya dedicación especial estará al servicio de la caridad.
El proyecto de restauración es un Convenio entre el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes y Fundación Caritas, firmado en diciembre de 2012 y tuvo un costo total de $160.438.705.- De dicho costo total, el Consejo financió la suma de $ 80.219.352.- Siendo de cargo del Responsable, el financiamiento de los recursos restantes. En su intervención, el Obispo señaló: “Es un día histórico y de esperanza, y le pedimos a San Alberto Hurtado que nos ayude a que esta casa sea como una fuente de donde surja la solidaridad y preocupación por quienes más sufren”. Por su parte la Directora de Fundación Caritas, Sra. Judith Villagrán, agregó: “Hoy con mucho cariño y gran satisfacción, hacemos entregamos un sueño hecho realidad, pero no sin antes agradecer a quienes hicieron posible este momento. En primer término agradezco a Dios por darnos las confianza y la fe cuando iniciamos este utópico proyecto, a Monseñor, al Círculo Las Gaviotas, al Consejo Nacional de la Cultura, a los compañeros de trabajo, al constructor y a las personas que ayudaron y confiaron en nosotros, que solo tenemos y teníamos como objetivo entregar a la comunidad un lugar digno y decente para nuestros usuarios… nuestra tarea es hacer de esta casa un lugar de bienestar, alegría y amor para que quien llegue compruebe que lo que fue un día un sueño hermoso, hoy es una realidad”. Entre los Inmuebles de interés arquitectónicos  de la ciudad de Linares se encuentra la Casa las Gaviotas Cuenta con un valor Patrimonial arquitectónico y constructivo indiscutible, así da cuenta nuestra comuna al incorpóralo dentro del plan regulador de la ciudad como un inmueble de interés arquitectónico, su construcción en adobe data de fines de 1.800 y su arquitectura si bien es de carácter colonial, son pocas las que quedan en pie después del terremoto del 27 de febrero de 2010. Valor Social, Patrimonial y Arquitectónico   La Casa de Las Gaviotas, ubicada en calle Freire 434, cuenta con un valor Social, Patrimonial, Arquitectónico y Constructivo indiscutible, así da cuenta nuestra comuna al incorpóralo dentro del plan regulador de la ciudad como un inmueble de interés arquitectónico, es la típica construcción de fines de 1.800, y su arquitectura si bien es de carácter colonial, son pocas las que quedan en pie después del terremoto del 27 de febrero de 2010. Respecto a su valor Social, dicho inmueble fue donado al Círculo las Gaviotas de Linares, por el Doctor Manuel Rebolledo y su esposa Sra. Alicia Parada, socia fundadora del Circulo Las Gaviotas, para que ellas realizaran la tarea de acoger a los ancianos que no contaban con familia que pudiera recibirlos y que cuenten con precaria situación económica o bien que contando con una situación acomodada sus ingresos no fueran suficientes para cubrir sus necesidades de salud, etc… Después del 27/F, la casa quedo deteriorada y el fin de acoger a los ancianos fue tomado en gran parte por la nueva infraestructura ya en funcionamiento de Fundación las Rosas y la otra parte por el Hogar el Canelo. Por lo que el Circulo las Gaviotas de Linares, deciden entregarlo en comodato por 90 años a la Fundación Caritas Linares, para el funcionamiento del Área de Pastoral Social, que contempla las pastorales especificas del adulto mayor, penitenciaria, de temporeras, etc. Descripción: Por su disposición con habitaciones y corredores que rodean un patio central rectangular, que está llena de árboles y flores en su interior, con una fuente que en sus orígenes servía de abrevadero para los caballos que llegaban. Esta casa consta de un acceso con las dimensiones típicas para acceder en carruaje a la vivienda denominado zaguán. La fachada es una muestra de la riqueza que puede exhibir una obra colonial en Chile, su composición es simétrica, al centro la portada que jerarquiza el acceso, a cada lado se alinean vanos de arcos rebajados, el ancho vano de arco rebajado que recibe el portón señorial señala el acceso al zaguán de ingreso, el acceso se encuentra decorado con pilastras y contra pilastras, sobre las cuales se yergue un frontón donde se inscribe la curva que produce el cornisamento superior. El tejado se eleva sobre la portada en forma triangular.
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar