admin/ julio 25, 2014/ 2014, Sacerdotes, Vocación/ 0 comentarios

Emotivo fue llegar a Villa Alegre y ver las calles con banderas a media asta, adornos con globos y cintas. Así un pueblo agradecido quiso despedir con respeto, cariño y mucha gratitud al Padre Erasmo Salazar, quien acompañara su caminar por casi 21 años.
En Villa Alegre y sus alrededores, sin duda todos tenían historias que contar del tiempo compartido con el Cura del pueblo, quien acompañó su caminar por más de 21 años. Pero todos coincidían en recordar, su humor, su sencillez, su simpatía innata, un gran personaje que sabía muy bien escuchar y responder con palabras certeras y esperanzadoras. La Eucaristía, realizada en el Gimnasio Municipal, fue presidida por Mons. Tomislav Koljatic y concelebrada por el Clero Diocesano. En su homilía, el Obispo, agradeció al Señor por el regalo de este servidor humilde y fiel, que por casi 45 años entregó lo mejor de sí por el bien de la Iglesia y de los hermanos. Destacó además, “fue un trabajador silencioso y recio, que siempre supo cumplir con sus deberes sacerdotales sin aspavientos y sin contemplaciones. Por ello fue tan respetado y querida por su feligresía y vecinos”. Agregó: “Lo conocí en sus últimos años, ya viviendo y sirviendo aquí en Villa Alegre. Era más bien corto de genio, tímido, reservado, pero atento a lo que ocurría, a la conversación que se llevaba, y que solía interrumpir con alguna salida ingeniosa que generaba la risa espontánea de los asistentes. Siempre correcto y sobre todo solícito de estar disponible para servir adonde el Obispo se lo pidiera”… En esta masiva despedida estuvieron presentes las todas las comunidades urbanas y rurales de la parroquia Niño Jesús de Villa Alegre, así como también sus autoridades. A nombre de estas comunidades que tanto conoció el sacerdote, Don Luis Najle, comentó: “Con nosotros, fue siempre un sacerdote muy cercano, con el fortalecimos nuestro compromiso con la Buena Nueva del Señor. Con él también aprendimos a apreciar la puntualidad y tantos detalles en nuestra formación cristiana, que nos hacen comunidades especialmente comprometidas. Padre Erasmo por su testimonio de vida y sacerdocio, siempre estará en nuestras oraciones, gracias y descanse en paz”. Biografía Pbro. Erasmo del Tránsito Salazar Aravena.  (Breve) Nacido el 23 de junio de 1932 en la ciudad de Cauquenes. Sus padres  Don Rudecindo y Doña Natividad del Tránsito. Hizo sus estudios Primarios y Secundarios en la Escuela Coeducacional  N° 25 de Culenco y en el Liceo de Hombres de Cauquenes. Ingresó al Seminario de Concepción en marzo de 1964,  y continuó su formación para el sacerdocio en San José de la Mariquina. Fue ordenado de Presbítero el 20 de diciembre de 1969 en la Catedral de Linares, por el Obispo Diocesano Monseñor Augusto Salinas. Su primera Misa la celebró el 21 de diciembre de ese mismo año en la Parroquia San Pedro de Cauquenes. Cargos que desempeñó: El 19 de junio de 1970 se lo nombró Director del Departamento de Pastoral Vocacional  Diocesana. Y poco después comenzó a ser profesor de Filosofía en el Liceo de Niñas de Linares. A fines de marzo de 1971, fue nombrado Capellán del Hospital Base de Linares y Capellán de las religiosas de la Providencia en Linares. El 5 de diciembre de 1979 por el plazo de 3 años fue nombrado  Consultor Diocesano. Desde 1969 a 1981, Sirvió en la Parroquia Jesús Obrero de Linares; De 1981 hasta 1988, fue Párroco de Panimávida. En junio de 1988 fue nombrado Párroco de San Francisco Javier y Vicario Ecónomo de La Merced de San Javier. De 1993 a 2006, fue Párroco del Niño Jesús de Villa Alegre y desde 2006 a la fecha, se mantuvo a pesar de  su enfermedad como Vicario Parroquial de la última Parroquia donde trabajó, colaborando con el nuevo párroco,  Pbro. Ramón Iturra, quien le acompañó hasta sus últimos momentos.
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar