admin/ abril 16, 2014/ 2014, Reconocimientos/ 0 comentarios

La Sala del Senado realizó merecido y sentido homenaje a Don Carlos Camus Larenas, Obispo emérito de Linares, quien falleciera el 16 de marzo pasado.
El Senado destacó su trayectoria y compromiso con la defensa de los derechos humanos. Senadores, por unanimidad reconocieron y destacaron el importante legado de Monseñor Carlos Camus En la tribuna acompañaron este acto, Monseñor Tomislav Koljatic Obispo de Linares, Monseñor Gonzalo Duarte Obispo de Valparaíso, familiares de Don Carlos, Agrupaciones de ex presos políticos, representantes de la JOC de Valpo, alumnos de los Colegios Inmaculada Concepción de Cauquenes, San Alberto Hurtado de Constitución y San José de San Javier, además de sacerdotes diocesanos, religiosas y laicos que conocieron y compartieron estrechamente con Mons. Camus, quien fuera el Obispo de Linares desde abril de 1977 a marzo de 2003. A nombre de la Cámara Alta, intervinieron los Senadores y Senadoras: Hernán Larraín (del Maule Sur), Juan Pablo Letelier, Carolina Goic, Francisco Chahuán, Alejandro Guillier e Isabel Allende, quienes en sus discursos destacaron diversos pasajes de la vida de monseñor Camus. Su férrea defensa de los Derechos Humanos, su acompañamiento permanente a los campesinos y pobladores más necesitados, tanto en lo que se refiere a la organización social y a la propagación del evangelio en las comunidades rurales de la diócesis, así como a trabajadores y obreros. Desde la bancada de la Unión Demócrata Independiente y los senadores Independientes, el Senador Hernán Larraín, del Distrito 39, Linares, indicó, “lo que debe quedar en nuestro recuerdo y mantenerlo vivo es su testimonio, su trabajo, su palabra y lo que hizo en su vida, que fue tremendamente importante para nuestro país. Hombres como él son los que deben guiar nuestra acción, nuestro pensamiento, nuestra vida pública y privada”. El parlamentario recordó algunas diferencias con el prelado y su posterior acercamiento, por lo cual agradeció su, “lucidez, su humanidad y la valentía ante situaciones complejas por la defensa de la dignidad humana”. Por la bancada del Partido Socialista, el senador Juan Pablo Letelier, recordó la figura de monseñor Camus, su carrera eclesiástica, en especial su férrea defensa en favor de los presos políticos y los derechos humanos, que le valió ser reconocido como la voz de los sin voz. Agradeció su accionar en la protección de los perseguidos y su compromiso con la fe, con la gente sencilla del mundo rural y, “con la denuncia de los abusos ocurridos en Colonia Dignidad”. Por su parte, la Senadora Carolina Goic, en representación de la bancada Demócrata Cristiana e independiente destacó el gran trabajo que dejó el “Obispo del Pueblo”, agregando: “parte uno de los grandes profetas que Cristo nos regaló en los tiempos difíciles. Un hombre que compartió su sensibilidad evangélica, no fue inmune al dolor y sufrimiento de la vida atropellada de miles de chilenos”… «El Obispo Camus es un hombre que tiene un lugar en la historia sobre todo en la liberación y los derechos de los pobres en este país, se va un grande y nos deja un inmenso legado” El Senador Francisco Chahuán, a nombre de la bancada de Renovación Nacional, entregó sus condolencias ante la partida del Obispo Emérito de Linares. Recordó pasajes de su vida, estudios y trayectoria religiosa, resaltando su paso por Valparaíso y Viña del Mar. Además destacó su labor pastoral en el campo donde destacó por su afán de construir capillas en cada comunidad. Como así también las denuncias sobre la situación en Colonia Dignidad, cuyo enclave quedaba en la Diócesis de Linares. Enfatizó: “Monseñor Camus, siempre tuvo un lenguaje afable pero con voz firme y enérgica, jamás se amilanó, fue la voz de los sin voz, hoy descansa en paz y desde esta Sala, lo recordaremos siempre”. Concluyeron las intervenciones con las palabras del Senador Alejandro Guillier quien a nombre de la bancada del Partido por la Democracia y el Comité independiente, resaltó: «lo que debe quedar en nuestro recuerdo es su trabajo, su compromisos, sus valores y su lucha por los sectores más desposeídos de nuestro país, como son los campesinos o los más pobres a quienes siempre acogió como un padre y amigo”. Agradeció el trabajo realizado por Don Carlos, su compromiso con la verdad y con la denuncia ante los atropellos de los derechos de las personas, cuya dignidad defendió incluso a riesgo de su propia integridad. Como Iglesia Diocesana de San Ambrosio de Linares agradecemos los homenajes rendidos por la Cámara de Diputados y el Senado. Un reconocimiento merecido a la labor eclesial y social de nuestro querido Don Carlos.
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar