admin/ octubre 27, 2013/ 2013, Sínodo Diocesano/ 0 comentarios

En el año de la Fe, llamados a renovar nuestras parroquias


Con gran participación agentes pastorales se desarrolló en Linares la XXXIII Asamblea Sinodal. El lema de este año era: “En el año de la FE, llamados a renovar nuestras parroquias”, un tema que sin duda cautivó a los presentes.

Con alegría y esperanza la Vicaria Pastoral, junto a su equipo colaborador, preparó la 33 Asamblea Sinodal que se realizó desde el viernes 18 al sábado 19 de octubre en el Instituto Linares.

El lema que convocó este año será: “En el año de la Fe llamados a renovar nuestras parroquias” Para ello se propusieron dos grandes objetivos que orientaron este encuentro diocesano:

1-Acompañar el proceso de conversión personal, pastoral y estructural de las parroquias de nuestra diócesis.

2- Acoger el aporte de la próxima asamblea sinodal para la formulación de un itinerario de acompañamiento de la renovación de la parroquia.

El primer momento de esta Asamblea estuvo dedicado al Ver, ocasión en que los sinodales pudieron mirar, como discípulos misioneros la realidad de nuestras parroquias reconociendo los logros y lo que podemos mejorar en este proceso de renovación parroquial.

Después de la exposición a cargo del P. Juan Pérez Núñez, quien desde los Documentos de la Iglesia iluminó el trabajo grupal, pasaron al segundo momento que invitaba a JUZGAR, la invitación era a preguntarse ¿Cómo asumo el desafío de ser un  cristiano – discípulo misionero en mi propia realidad? Y ¿En la actual condición eclesial, en lo personal y pastoral, que pasos debo dar como  discípulo-misionero?

El tercer paso invitó a pensar en conjunto el cómo ACTUAR, con un tema también a cargo del P. Juan Pérez, párroco de Orilla de Maule y Académico Universidad Católica del Maule, los asistentes a la 33 Asamblea hicieron sus propuestas apuntando siempre a un actuar en la línea de verdaderos discípulos misioneros, saliendo al encuentro de los otros.

Para tener en cuenta:

Con más de 400 agentes pastorales, destacando, como siempre los jóvenes del JOMIS, quienes con mucha responsabilidad asumieron el equipo de servicio, a los jóvenes de Salesianos, que, acompañados por el P. Carlos Terán, se encargaron de los momentos de animación, con talento y energía, como así también los equipos de secretaría y equipo central estuvieron activamente presente luego de cada trabajo grupal.

Durante los meses previos al Sínodo los decanatos y Consejos Pastorales de las parroquias estuvieron  trabajando un subsidio de la Comisión Nacional de la Renovación de la Parroquia, que invita a mirar la realidad pastoral parroquial en sus distintas dimensiones de cara a una renovación misionera, no sólo programática, sino paradigmática como lo pide el Papa Francisco, mirada que sin duda se logró profundizar en esta Asamblea Sinodal, así lo reflejaron las pre síntesis que se obtuvieron tras cada trabajo grupal.

Misa de Clausura:

En la Misa de clausura, presidida por Monseñor Tomislav Koljatic y sacerdotes del clero diocesano, como también los religiosos, un grupo de personas recibieron un público reconocimiento por su destacado servicio pastoral en diferentes comunidades, algunos de ellos por edad y salud no estuvieron presente, pero el mensaje, cariño y reconocimiento fueron enviados con algún representante. Entre los destacados recibió un reconocimiento la Hna. Teresa de la Comunidad Hermanas de Cristo presente en Longaví, quien este mes celebró 50 años de vida religiosa y quien con fe y entereza ha luchado contra un cáncer, tiempo de dolor y sufrimiento que ha ofrecido al Señor, por sus hermanos y comunidades que durante tantos años ha servido.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar