admin/ noviembre 18, 2012/ 2012, Mensaje/ 0 comentarios

El Lema del encuentro fue: “Comunidad eclesial de base, convocada por Jesús como semilla de comunión y buena noticia para el mundo de hoy.”
Con la oración de la mañana se dio la bienvenida a los Agentes Pastorales que participaron del 1º Encuentro Diocesano de Comunidades Eclesiales de Base, realizado en el Colegio La Providencia, de Linares, con la asistencia de 95 comunidades de los cinco decanatos de la Diócesis, más de 300 laicos comprometidos. El Lema del encuentro fue: “Comunidad eclesial de base, convocada por Jesús como semilla de comunión y buena noticia para el mundo de hoy.” Siguiendo el Proceso de la Misión Continental, con este Encuentro Formativo, quisimos fortalecer y profundizar el compromiso vivido desde nuestra identidad de discípulos misioneros de Jesús como pequeñas células de la Iglesia Diocesana que, animadas por el acontecimiento y el mensaje de Aparecida, toman conciencia de los desafíos que presenta la nueva evangelización en nuestra patria chilena. La Hna. Graciela Finoli, religiosa de Nuestra Señora de la Consolación, Directora del Departamento de Misiones, quien junto a su comunidad religiosa, Hna Pilar Tapia y Hna. Carolina Ruiz, organizaron este encuentro, al ser consultada sobre el desarrollo de este, señaló: “La apertura y el momento inicial del Encuentro fueron una celebración en la que, mediante el canto, las oraciones y los símbolos de fuerte mística pascual, con la presencia de María y de los santos patronos de las comunidades, fuimos haciendo memoria de la vida transcurrida en estos largos treinta años de presencia en la diócesis. Fue un momento de Memoria agradecida por la historia de cada una de las comunidades, las personas que hicieron posible su existencia, los ministros, religiosos, religiosas y laicos comprometidos en la asistencia de las comunidades”. Añadió: “Por la mañana tuvimos el tema que iluminó la reflexión: La CEB en el compromiso de la Misión Continental Permanente, a cargo del Don Sergio Cárdenas y por la tarde, se trabajó en talleres, las Funciones dentro del Consejo Pastoral de la Comunidad y su articulación con la Espiritualidad de Comunión y la Pastoral Orgánica de la Parroquia y Diócesis. Estuvieron como Talleristas: Don Jaime Carmona con Presbíteros, Diáconos y Ministros. Don Sergio Cárdenas con Animadores de Comunidades. Hna. Graciela Finoli y Hna. Pilar Tapia, con Coord. De Misiones. Pbro. Cristian Eichin, con Animadores de Liturgia. Don Alfonso Valenzuela, con Coordinadores de Catequesis. Pbro. Rodirgo Osorio, Coordinadores de Juventud. Don Roberto Águila, con Coordinadores de Acción Social. Srta. Yasna Rebolledo, con Corresponsales de Periódico Buena Nueva Don Alvin Santur, con Visitadores del 1% Sin lugar a dudas el trabajo grupal fue enriquecido con el aporte de cada uno de los participantes y en el plenario se pudo ver y llegar a algunos acuerdos muy importantes, los cuales resumiremos en tres instancias. ACTITUDES CRISTIANAS a cultivar: – Compromiso y testimonio coherente de laicos y consagrados. – Perseverancia, esfuerzo y vocación de servicio misionero. – Alegría, carisma, humildad. – Constantes de la oración y confianza en el Señor Jesús que camina con nosotros. – Solidaridad, trabajo en comunidad, organización con motivación. FORTALECER COMO COMUNIDAD CRISTIANA: – La lectio divina – Explotar el tesoro escondido de la Eucaristía – Ser consecuentes con hechos de vida, dando testimonio de la fe que nos mueve. COMO REFORZAR LA IDENTIDAD: – Fortalecer la unidad y la comunión. – Comprometernos más en el trabajo en nuestras Comunidades, siendo más abiertos, uniéndonos, organizándonos. – Participar en la Pastoral de la Parroquia y de la diócesis. – Estar informados y atentos a los signos de los tiempos. – Sentir como propias las necesidades de la Comunidad. – Desarrollar el espíritu misionero visitando familias para conocer su realidad. – Ser comunidades orantes, fraternas y comprometidas frente a la realidad – Mantener las tradiciones religiosas y evangelizarlas. – Fortalecer el Consejo de la comunidad. – Potenciar el trabajo en equipo. – Perseverar, a pesar de las dificultades y los obstáculos. – Capacitarnos tanto en lo eclesial como en lo social. – Mejorar la capacidad personal para dar un mejor servicio. – Integrar a los jóvenes y valorar su creatividad. Fomentar una pastoral juvenil desde las comunidades eclesiales de base. Celebrando juntos la alegría de nuestra FE. La Eucaristía, al mediodía, fue un re-encuentro muy emotivo de los líderes de las CEBs diocesanas, con Monseñor Carlos Camus, Obispo emérito de nuestra diócesis, quien presidió la Misa, acompañado por los presbíteros Luis Fuentealba (Vicario Pastoral) y P. Jesús Rojas. Como siempre, las palabras del Pastor fueron claras, precisas e iluminadoras, en su homilía recalco la importancia de cada una de estas comunidades, haciendo alusión al Año de la Fe, recordando con más fuerza su lema episcopal “La Victoria que vence al mundo es nuestra FE” y que juntos debemos fortalecerla con la oración y vida comunitaria Por la tarde, el trabajo de talleres enriqueció la reflexión y al finalizar el plenario, la participación de los Jóvenes Misioneros JOMIS, motivó la oración final de envío misionero. Al concluir el Encuentro, los participantes agradecieron a las Hermanas de la Consolación, encargadas del Departamento de Misiones, quienes con esmero y desvelos cuidaron de cada detalles para que este día fuera provechoso, para que esta experiencia de Iglesia fuera un rico aporte de nuestros agentes pastorales a la Misión Continental, especialmente durante este año de la Fe.
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar