admin/ mayo 30, 2012/ 2012, Prevención, Sacerdotes/ 0 comentarios

Al no poder establecerse la existencia de un delito en la denuncia por presunto abuso de menores que afectaba al Pbro. Plácido Soto, el Obispo diocesano dispuso no iniciar juicio canónico y archivar la causa. El caso había sido sobreseído definitivamente en la justicia civil.


1. El 19 de mayo de 2011 este Obispado recibió una denuncia escrita contra el Pbro. Plácido Soto, por presuntos abusos cometidos entre los años 1976 y 1978 contra una persona entonces menor de edad.

2. De inmediato el Obispado abrió una Investigación Preliminar conforme al Protocolo de la Conferencia Episcopal de Chile.

Asimismo se establecieron medidas cautelares para este sacerdote, entre las cuales estaba la prohibición del ejercicio público del ministerio.

3. En junio de ese año 2011 se enviaron todos los antecedentes recogidos a la Congregación para la Doctrina de la Fe en Roma, tal como establece la legislación vigente en la Iglesia.

4. El denunciante, por otra parte, haciendo uso de su legítimo derecho, recurrió pocos días después a la Justicia Civil, cuya investigación formal concluyó el 6 de diciembre de 2011 con el cierre del sumario y el sobreseimiento total y definitivo de la causa.

5. Al cabo de un año, y luego de una seria investigación, al no haberse podido establecer la existencia de un delito, y teniendo presente el parecer de la Congregación de la Fe, el Obispo de Linares ha dispuesto no iniciar un juicio canónico, levantar las medidas cautelares y archivar la causa.

6. Junto con reafirmar nuestra plena adhesión al compromiso del Papa y los Obispos de Chile en orden a investigar toda denuncia y a trabajar incansablemente para prevenir abusos contra menores, expresamos nuestra cercanía a todas las personas y a la comunidad que se han visto afectadas y han sufrido por esta dolorosa situación.

La declaración está fechada en Linares, a 30 de mayo de 2012.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar