admin/ marzo 9, 2012/ 2012, Retiro, Sacerdotes/ 0 comentarios

Desde el lunes 5 al viernes 9 de marzo, el clero de Linares encabezados por su Pastor, Monseñor Tomislav Koljatic, ha vivido un maravilloso Retiro Espiritual, para comenzar un nuevo año pastoral.


El lugar elegido para estos ejercicios fue el Centro Ecológico y Espiritual de Rabones, ubicado en la Pre-cordillera de la zona, distante a unos 30 minutos de la ciudad de Linares, donde destaca un entorno natural y su flora nativa.
El predicador y guía fue el P. Juan Pablo Cárcamo, quien señaló: “En este encuentro trabajamos 5 temas, en torno a las imágenes de Dios, al corazón de Jesús, sus milagros y san Pedro, para terminar con nuestra Madre la Virgen. Con el clero de Linares, he tenido la linda oportunidad de haber trabajado antes, he sentido que son un grupo muy acogedor, bastante unido, con sacerdotes jóvenes y algunos mayores que se llevan muy bien, bastante serios en sus oraciones y en su trabajo, con mucho amor por la vocación y la misión que cada uno tiene. Destaca la unidad colectiva junto a su Pastor, que no es común de encontrar”.
Al ser consultado sobre los frutos esperados de esta semana de oración y reflexión, agregó: “el primer fruto es el proceso que cada cual está viviendo, esta es una instancia de intimidad con su Señor, razón por la cual son consagrados. El fruto de este retiro es que puedan salir más unidos a su Señor y más contentos de su vocación y misión”.
Monseñor Tomislav Koljatic, Obispo de Linares, señaló: “como todo el clero del mundo, en nuestra diócesis también hemos venido al desierto, como dice la biblia, nosotros hemos venido a este lugar también que es muy hermoso, de cordillera, pero desierto espiritual para encontrarnos con Jesús. Ha sido verdaderamente, una bendición, con asistencia plena, sólo faltaron tres sacerdotes, quienes por razones de salud no pudieron participar.

Este año con la ayuda del P. Juan Pablo Cárcamo, hemos tenido momentos de profundo encuentro con Jesús, con nosotros mismos y con los hermanos, la dinámica ha sido en torno a textos bíblicos, profunda oración personal y otro momento largo para compartir – agrega – Este ha sido verdaderamente un tiempo de Dios, de gracia, propio de la cuaresma, momento de recogimiento y encuentro con el Señor para buscar aquello en que estamos fallando y en qué podemos mejorar en nuestro servicio al Señor y a los hermanos”.
Concluido el Retiro, el clero diocesano regresará a sus comunidades, una vez más fortalecido, después de una semana de oración, reflexión y vida en comunidad.

 

El P. Lorenzo Solari, Director del Área de Comunicaciones, dijo “a nuestras comunidades, les pedimos que sigan rezando por nosotros, somos frágiles y necesitamos, cómo y con ustedes, del infinito amor misericordioso del Buen Jesús”

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar