admin/ noviembre 16, 2011/ 2011/ 0 comentarios

Descubrir en los jóvenes semillas de bien y de esperanza.

La misa inaugural de la Asamblea, celebrada en la capilla de la casa de retiros de Punta de Tralca, fue presidida por Mons. Ivo Scapolo, Nuncio Apostólico de Su Santidad, quien en su homilía destacó el valor de la comunión eclesial en el contexto de una sociedad que prescinde de valores esenciales para el futuro de la humanidad como la vida, la familia, la dignidad de las personas y los más pequeños.
Al término de la eucaristía, el Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Ricardo Ezzati, resaltó la temática que congrega a los obispos en esta oportunidad, la cual es la realidad juvenil en la sociedad y en la Iglesia.
«Como obispos de la Iglesia Católica queremos detener nuestra mirada para contemplar la vida de los jóvenes, para descubrir en ellos la semilla de tanto bien y tanta esperanza, y para poder ser para ellos mediación del encuentro con el Señor Jesús, de manera que tengan en Él Vida abundante», señaló el arzobispo de Santiago.
Recordó que el año 2012 estará especialmente dedicado a la vida juvenil, con la celebración de la Misión Joven a la que están convocadas no sólo la Pastoral Juvenil y educativa, sino toda la Iglesia en su conjunto.
Al respecto, Mons. Ezzati dijo que espera que el diálogo con los 15 jóvenes especialmente invitados a participar en la Asamblea, junto a diversos expertos que ayudarán a la iluminación, sea un aporte significativo a la misión de la Iglesia en Chile.
La Iglesia es mucho más que un caso judicial
Consultado por los periodistas sobre el reciente fallo de la magistrada Jessica González en el caso del Pbro. Fernando Karadima, el arzobispo de Santiago recordó que la Iglesia ya se pronunció sobre este caso, determinando los hechos, derogando la prescripción, juzgando al sacerdote, considerándolo culpable y aplicándole lo que la ley canónica establece para él. Ante una consulta particular, explicó que la sentencia se está cumpliendo al pie de la letra.
«La gravedad no consiste solamente en lo que se dictamina como consecuencia de la ley. El hecho es grave en sí mismo», manifestó el pastor, agregando que la visita apostólica a la Unión Sacerdotal se iniciará a comienzos de diciembre.
En todo caso, puntualizó que la vida de la Iglesia es infinitamente mucho más que la situación del Pbro. Karadima o de otros sacerdotes que eventualmente hayan cometido algunos ilícitos: «La vida de la Iglesia es todo lo bueno que se está haciendo en el país, el trabajo con el mundo de los pobres, el anuncio de la justicia, la reflexión sobre lo que acontece en el Chile de hoy, con todas estas manifestaciones de descontento».
En este sentido, valoró la intensa vida pastoral en las parroquias y comunidades, particularmente el entusiasmo de los jóvenes y la presencia católica en el mundo de los pobres.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar