admin/ agosto 29, 2011/ 2011/ 0 comentarios

El viernes 26 de agosto, en el marco del mes de la Solidaridad, se realizó la bendición del Hogar de Ancianos San José de Parral. Este establecimiento surgió de la motivación de algunos parralinos.


En un marco de mucha alegría y emoción se realizó la bendición e inauguración del Hogar de Ancianos San José de Parral. Junto a las autoridades de la comuna, parlamentarios, amigos y bienhechores del Hogar San José. “Hoy hemos hecho un alto en lo cotidiano de nuestro hogar para acoger al fundamento de éste, Jesucristo nuestro Señor, en la bendición que será dada por manos de nuestro Obispo. Para así, abrir formalmente este hogar a la comunidad parralina. Sin lugar a dudas, esta obra es una obra de Dios, con dispuestos y débiles instrumentos a cumplir su voluntad. Gran desafío, considerando esta obra en términos económicos y prácticos, pero encomendados a la ayuda y protección de la Divina Providencia emprendimos esta obra de amor”. Fueron parte de las palabras del P. Alex al hacer un recuento de la historia del Hogar.

El Hogar San José de Parral abrió sus puertas el 01 de Enero del año 2010, comenzando con 09 residentes. Sin embargo, acontecido el terremoto del 27 de Febrero cambiaron abruptamente los planes y proyectos. La casa sufrió serios daños, la solicitud para acoger adultos mayores aumento sustantivamente, careciendo de espacio y bienes, lo cual no fue un impedimento, muy por el contrario, motivo la cooperación y ayuda de la comunidad. En la actualidad son 23 residentes los que se atienden con la ayuda y generosidad de muchas personas que posibilitan mantener esta obra.

En la ocasión se agradeció especialmente a don Manuel Romero Matus y a su familia, quiénes generosamente han facilitado la casa donde funciona el Hogar. Don Hugo Muñoz, residente del hogar, agradeció en nombre de los abuelitos, expresando: “quiero compartir con ustedes el agradecimiento que sentimos los abuelos que vivimos en el “Hogar San José”. Quiero en esta oportunidad agradecer, en primer lugar a Dios, por esta casa, que se bendice hoy, después del trabajo dedicado de todos los que han ayudado a mejorar nuestro hogar, para convertirlo en un lugar digno para vivir nuestros últimos años con tranquilidad, amor y paz. Ya que, después que se cerrara la antigua casa del Hogar de Cristo, pensamos que no tendríamos donde vivir o seríamos trasladados a un lugar en otra ciudad, pero gracias a Dios que encontró a un grupo de personas para quienes nosotros somos importantes”.

La bendición de las dependencias fue impartida por Monseñor Tomislav Koljatic, Obispo de Linares, quién recordó que el desarrollo de los pueblos se mide por la caridad, motivando a continuar y mantener esta obra en la ciudad de Parral.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar