admin/ junio 11, 2011/ 2011, Ordenación Sacerdotal/ 0 comentarios

El sábado 11 de junio, Héctor Ricardo Alarcón Barraza, Diácono en tránsito, fue Ordenado Sacerdote.  La ceremonia se realizó en la Iglesia Catedral de Linares.

Soy un cuadro de texto. Haz click en el botón editar para cambiar este texto. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

La Iglesia de Linares está de Fiesta, ha recibido a un nuevo sacerdote diocesano…
El sábado 11 de junio, Héctor Ricardo Alarcón Barraza, Diácono en tránsito, fue Ordenado Sacerdote.  La ceremonia se realizó en la Iglesia Catedral de Linares.
En este trascendental paso, el P. Héctor Ricardo, fue acompañado por sus padres, Don Héctor y la Sra. Ana, además de sus hermanos: Marcelo, Juan Carlos, Evelyn y Karina, quienes junto a sus amigos y al Clero diocesano, dieron gracias a Dios por Héctor, por su vocación y su generosa respuesta al llamado del Señor.
Digno de destacar fue la masiva presencia de los fieles, quienes desde distintos decanatos  quisieron estar presentes en la hermosa ceremonia.
El Padre Héctor, seguirá acompañando la Pastoral en la Parroquia San Sebastián de Los Cuarteles y el Colegio de Camelias, también ha colaborado en la parroquia San José de Parral y San Francisco Javier en San Javier.

Breve Biografía:

El nuevo sacerdote para Linares, P. Héctor Ricardo, nació el 28 de julio de 1981, en Antofagasta, donde creció junto a sus hermanos. A los 17 años se trasladó hasta Cauquenes, concluyendo allí sus estudios de Enseñanza Media, en el Liceo Politécnico de la Ciudad, egresando de Electricidad.
Le gusta de preferencia la música andina, se declara hincha del Colo-Colo, pero siempre pendiente también de cómo va su equipo Club Deportes Antofagasta, es un joven alegre y de muchos amigos.

Infancia y parte de la adolescencia, Héctor y sus hermanos la vivieron en Antofagasta, hasta que en 1998, su papá, Militar, hoy Suboficial en retiro, decidió cambiarse a Cauquenes, su tierra natal. Héctor reconoce que no quería, fue difícil dejar amigos y el mundo que le rodeaba en la pastoral juvenil nortina. Pero, con alegría aclara que fue solo un tiempo, pues rápidamente se incorporó a la P. San Pedro (por el encuentro continental de jóvenes el año 98), y el año 1999 el P. Héctor Villar le invitó a participar en el grupo, llamado “carrete juvenil”, pasos previos a su ingreso al Seminario San Pablo de Rauquén, en marzo del año 2002, con 20 años de edad.

 

 

 

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar