admin/ marzo 30, 2011/ 2011, Aniversario, Religiosas/ 0 comentarios

l viernes 25 de Marzo, la Comunidad Parroquial de San Antonio de Padua, se reunió para celebrar la Solemnidad de la Anunciación del Señor; Gozoso anuncio de la Encarnación que nos trae la salvación; para nuestra comunidad existe también otra ocasión de gozo que celebrar: los 50 años de vida consagrada de nuestra querida hermana Ana María Arias; Misionera de Jesús María y José, al servicio del Pueblo de Dios; con gratitud al Señor, por los dones de su gracia.


A la vez, ante nuestro Pastor Monseñor Tomislav Koljatic, la Comunidad de las Misioneras de Jesús, María y José en Chile y de nuestra comunidad parrroquial, la Hermana Ana María renovó sus votos con los que hace 50 años consagró su vida al Señor en servicio de los pobres y excluidos en la Congregación de las Misioneras de Jesús María y José, en lo cual, la Hermana Ana María, ha realizado en medio de nuestra comunidad, especialmente en la Capilla Nuestra Señora del Pilar y entre los Adultos mayores de nuestra Diócesis, una importante Misión y esperamos que el Señor la siga acompañando y le siga regalando un ministerio fecundo.

Por último en el Ofertorio de esta Celebración, Dos hermanas de la comunidad de las Misioneras de Jesús, María y José, presentaron el sigo de la Misión:

* Unas sandalias; Con las que presentar la vida misionera de Ana María en su recorrido de estos 50 años por el Norte de África: Tanger y Casablanca: Por las poblaciones marginales y obreras de España: Valladolid y Los Molinos …por los caminos del Norte de Chile en el desierto de Atacama en Huasco y Vallenar y en estos últimos 20 años en Linares, junto a su comunidad inserta en la población “El esfuerzo” y en el acompañamiento del adulto mayor de esta Diócesis.

* Las Constituciones y el último Documento Capitular en donde ella ha bebido de la fuente de Espiritualidad y el Carisma que le son propios en el seguimiento de Jesucristo, centro de nuestra vida.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar