admin/ septiembre 7, 2015/ 2015, Reconocimientos, Religiosas/ 0 comentarios

El Hogar de Ancianos San Camilo de Linares, se vistió de fiesta, para festejar junto a Sor Marina (Fiorella) Marchiori, sus 60 años de Consagración al Señor. Muy feliz y emocionada, la rodeaban su Comunidad Religiosa, la Generala de las Hijas de San Camilo, Madre Lelia Andregetti, ancianos residentes, personal, benefactores y religiosas de congregaciones amigas.
Al comenzar la celebración, Diácono Manuel Medel, hacía la introducción señalando: “… Todos hemos conocido el trabajo, el esfuerzo y el gran amor por los pobres que ha demostrado la Madre Marina, sin jamás haber visto ninguna diferencia entre ricos, pobres, mujeres, hombres, niños… ¡Para todos su amabilidad!”. En su homilía, el Obispo destacó otras tantas cualidades que enfatizan el servicio de Sor Marina y que han hecho conocido el Carisma de las Hijas de San Camilo, en la Diócesis, con especial dedicación por los más sufrientes. En la oración también estuvieron presentes la Sra. Elisa y Don Mariano, padres de Sor Marina, quienes de seguro desde el cielo, también celebran estas bodas de diamante que su hija celebra rodeada de tanto cariño. Al concluir la misa, Sor Marina agradeció todas las muestras de cariño que ha recibido. Y la Madre Lelia, Generala, también expresó su gratitud por la forma como han apoyado la obra de las Hermanas de San Camilo, destacó lo bien que se han insertado en la cultura y en la comunidad este grupo de extranjeras, recibiendo apoyo y cariño de los beneficiado y benefactores. Cerca de la despedida de su comunidad y de Linares Cuando nos informaron que por razones de salud, Sor Marina regresaba a su tierra natal, Italia, conversamos muchas veces con ella, de trabajo, de ilusiones, de alegrías y de penas. Pero cuando quisimos destacar sus cualidades y valores, ella sólo pidió silencio. Comentando, con gran humildad que, “es simplemente la Gracia de Dios la que ha permitido estos 60 años sirviendo a la Iglesia y eligiendo hacerlo con las Hijas de San Camilo, no es mérito mío, soy instrumento del Señor”. Al consultar por el regreso a su Italia querida, comentó: “Son tantos sentimientos encontrados, al volver a mi inolvidable Patria, dejando una inmensa gratitud y cariño por este Chile que me acogió y me ayudó hasta el día de hoy a realizar mi vocación de religiosa. Llevaré en mi corazón a cada una de las hermanas de la comunidad y al personal que me acompañó y con quienes trabajamos codo a codo, sin su apoyo nada habría sido posible. Nunca me sentí de otra nación, yo soy chilena de corazón y estaré siempre con ustedes, los linarenses que me hicieron sentir parte de esta hermosa tierra de cordillera y verdes praderas que siempre me maravillaron. Todos y cada uno van en mi corazón y en mi oración diaria”. Breve biografía: Sor Fiorella Marchiori, (Sor Marina) Nació en Monttinello di Rossano, Italia. El año 1954 ingresó a la Congregación Hijas de San Camilo y en 1958 recibe su título de Enfermera en San Giovanni en Laterano Roma. Sirvió en Sebu, Filipinas y en el año 2000, su obediencia la trae a fundar en Linares junto a Sor Evelia, Sor Mery y Sor Herminia, con quienes funda este hermoso servicio en el Hogar de San Camilo, años más tarde se suma a la comunidad Sor Auri. Conociendo un poco la Diócesis, surge una vocación, Sor Nataly, joven chilena de Constitución, quien este año vuelve a servir en este mismo Hogar que la vio partir a Italia para su formación Camiliana.
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar