admin/ septiembre 23, 2014/ 2014, Ecumenismo/ 0 comentarios

Cumpliendo con la hermosa tradición, en la Iglesia Catedral de Linares se celebró la solemne oración del Te Deum. Así se dio inicio a nuestras Fiestas Patrias elevando las preces agradecidas al Padre del Cielo por esta tierra fecunda, por sus hombres y mujeres, por las gestas de nuestra historia, por todo lo que constituye nuestra identidad y que reconocemos como un don del Señor; y para implorar al mismo Señor de la Vida que se muestre benigno con nuestras autoridades, que dé sabiduría a nuestros legisladores y cuide con amor solícito nuestros afanes y proyectos.
En esta hermosa celebración participaron autoridades provinciales, comunales y delegaciones de diversos grupos del voluntariado. Este año de manera histórica participaron los Pastores Evangélicos agrupados en la Asociación de Pastores, quienes participaron en la Oración Universal, siendo muy bien recibidos por el Obispo Diocesano, quien en la bienvenida a las autoridades y a todos los presentes, destacó: Hoy tenemos la dicha de contar entre nosotros por primera vez a pastores y fieles de distintas Iglesias Evangélicas y Protestantes que sirven a nuestro pueblo en la provincia de Linares. Gracias queridos hermanos y hermanas por querer estar aquí hoy día, para que así hagamos realidad lo que los primeros creyentes hacían, movidos por el Espíritu Santo y en compañía de María, con un solo corazón y un solo espíritu elevaban cánticos de Acción de Gracias al Señor todopoderoso, al Dios creador de cielos y tierras, al Dios de la historia. Agregando, Si la oración de un hijo siempre es escuchada por el Padre Dios, con mucha mayor razón es escuchada cuando se realiza en la unidad y comunión de los que creemos en Jesucristo, movidos por el común amor a la Patria y a sus destinos, a la cual queremos y anhelamos servir desde el Evangelio del Señor. Gracias por su presencia queridos hermanos y hermanas. Están en su casa, la casa del Señor y anhelamos que este testimonio de unidad en lo esencial contribuya a la auténtica alabanza del Padre Dios y a la paz en esta tierra bendita. En su homilía, Mons. Koljatic, expresó su preocupación por los últimos acontecimientos violentos que han estremecido a nuestra Provincia y a la Patria, así como también un ferviente llamado a la unidad, al diálogo y a la igualdad.
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar