admin/ junio 12, 2012/ 2012, Aniversario/ 0 comentarios

En un ambiente familiar, con gran entusiasmo y alegría, pese al frío, los corresponsales del Periódico Diocesano se dieron cita en la Casa de Ejercicios Chacahuín, el sábado 9 de junio, para celebrar juntos los 35 años de circulación ininterrumpida, del Periódico Buena Nueva, uniendo a la Diócesis, al servicio de la comunión, comunicación y participación.
Desde muy temprano y de comunidades muy lejanas comenzaron a llegar los corresponsales, venían cargados de entusiasmo y en sus mochilas las ofrendas que luego presentarían en el altar, todo fruto de su propio trabajo y característico de cada zona. Después del reencuentro y presentación de los nuevos corresponsales, compartieron el desayuno y sus vivencias. A las 11:30 Hrs. comenzó la Eucaristía presidida por Monseñor Tomislav Koljatic y concelebrada por sacerdotes de diferentes decanatos. En su homilía el Pastor, destacó la importancia de Buena Nueva en la Diócesis y de cómo en estos 35 años se ha convertido en parte del registro histórico del acontecer de cada comunidad. También valoró y agradeció a la red de corresponsales por su compromiso con el medio, por su entrega y fidelidad, pues hay quienes cumplían también 35 años en el servicio de corresponsal, motivando con su ejemplo a quienes se están recién incorporando. En la oración también se recordó a Monseñor Carlos Camus Larenas, fundador del Periódico y quien se recupera de una operación satisfactoriamente en Santiago, por los corresponsales que han partido junto al Padre Dios, a los suscriptores y a las empresas que con sus aportes ayudan cada edición de Buena Nueva. En el momento del Ofertorio, cada comunidad presentó el fruto del trabajo con que sustentan a sus familias, fue así como aparecieron los canastos con frutas, verduras y arroz desde Parral, legumbres, chuchoca, harina tostada y vino de Cauquenes y Constitución, por su parte San Javier y Linares, también presentaron frutas, tortillas y el tradicional vino dulce (blanco y tinto) producido en Salesianos. Culminando la Eucaristía, y como cada año, Monseñor entregó un regalito a todos los presentes, este año fue la imposición del Escapulario de la Virgen del Carmen y una hermosa estampita. Después de agradecer a Dios por los 35 años, vino la foto protocolar junto a la imagen de la Virgen María, que desde los jardines contemplaba el acontecimiento, continuó la invitación a compartir un riquísimo a almuerzo. Para finalizar cantando el cumpleaños feliz, Monseñor Koljatic, apagó las velitas y comenzó a partir la torta que se compartió. También se hizo entrega a los asistentes de un recuerdo en el que se resume y grafica la historia de Buena Nueva, era una fotografía con la Iglesia Catedral de fondo y Monseñor Carlos Camus, fundador y Monseñor Tomislav Koljatic, con quien la historia ha continuado escribiéndose. Por estos 35 años al servicio de la Comunión, Comunicación y Participación te damos gracias Señor.
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar