admin/ enero 23, 2012/ 2012/ 0 comentarios

En el marco de la multitudinaria fiesta en honor a San Sebastián, que como cada año congregó a miles de peregrinos, el Obispo de Linares, Monseñor Tomislav Koljatic, inauguró el domingo 22 de enero, las reparaciones en la parroquia Nuestra Señora de la Buena Esperanza de Panimávida, que resultó dañada producto del terremoto de febrero de 2010.
Este año, la masiva celebración tuvo un significado especial, ya que la centenaria parroquia del pueblo, que había resultado dañada por el terremoto de febrero de 2010, nuevamente fue abierta a la comunidad. Los trabajos de restauración de esta iglesia, acogidos a la Ley de Donaciones Culturales, fueron financiados en gran parte por Colbún SA y gestionados por la fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), quien incorporó a connotados expertos en el tema patrimonial. En la Iglesia construida hacia fines del siglo XIX, destacan el trabajo de adobe de sus muros y la lograda decoración neoclásica de su interior. Los trabajos tuvieron un costo de $ 77.288.208.- y fueron administrados por AIS. La restauración de esta iglesia se hizo con un equipo de profesionales expertos en patrimonio: el arquitecto Hernán Rodríguez Villegas y el restaurador Francisco Monge, quien asesoró los trabajos de reconstrucción del cielo neoclásico del templo. Monseñor Koljatic, agradeció a la Fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), a Colbún SA y a la constancia de la comunidad, destacando el gran esfuerzo que han hecho por recuperar el templo gravemente dañado el 27-F, e invitó a los fieles de Panimávida a cuidar esta obra, que es de todos los cristianos. También les instó a fortalecer la fe y la participación, como verdaderos discípulos misioneros del Señor. Concluida la ceremonia religiosa, bendición y reapertura del templo Nuestra Señora de la Buena Esperanza, se hizo el lanzamiento del libro “Memoria Devocional, Fiesta de San Sebastián Panimávida”, el cual será vendido en la misma oficina parroquial. Los fondos recaudados por este importante documento gráfico, serán reintegrados a la Fundación Ayuda a la Iglesia que Sufre (AIS), para que siga apoyando a otras comunidades donde se le necesite, como lo han hecho con Panimávida.
Compartir esta entrada

Dejar un Comentar