admin/ enero 10, 2012/ 2012, MIsiones, Pastoral Juvenil/ 0 comentarios

Entre el 8 y el 15 de enero, cerca de 80 entusiastas jóvenes, de la Pastoral de Colegios de la Diócesis, dedican parte de sus vacaciones para misionar comunidades y Poblaciones de Yerbas Buenas… comparten su alegría y amistad con Jesús.


“… El Señor designo a otros setenta y dos, y los envió por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares a donde el pensaba ir…” (Lucas 10, 1)
Inspirados en este mandato de Jesús, es que, alrededor de 80 entusiastas jóvenes, se encuentran participando en las Misiones de Colegios Católicos de la Diócesis de Linares, encabezadas por el Padre Héctor Alarcón Barraza, Asesor Diocesano de la Pastoral de Colegios, las cuales se realizan en la histórica comuna de Yerbas Buenas, entre el 8 y 15 de Enero de 2012.

Esta instancia, evangelizadora y de encuentro con la comunidad cristiana, tanto del radio urbano como rural del sector; congrega a jóvenes estudiantes de los Colegios San José de San Javier, San Alberto Hurtado de Constitución, San Miguel Arcángel de Linares, Colegio Inmaculada Concepción de Cauquenes, todos ligados al Obispado de Linares, a los que se sumaron otros adolescentes invitados de diversos establecimientos educativos.
Estos jóvenes están siendo acompañados por un grupo de profesores encargados del área pastoral de los mismos establecimientos, y de Jóvenes Universitarios, que han vivido en años anteriores esta maravillosa y gratificante experiencia.


Los jóvenes misioneros se hospedan en el Liceo Anexo Juan de Dios Puga, allí también preparan la jornada diaria.

 

 

El P. Héctor Alarcón, Asesor Diocesano de esta pastoral, comentó: “Cada día comienza con la Eucaristía, en el Monasterio Inmaculada del Maule, es en el mismo lugar donde se hace un fuerte trabajo de formación en el área evangelizadora y social, que más tarde ponen en práctica saliendo a visitar los hogares de sectores como Llano Blanco, Las Cruces y poblaciones de Yerbas Buenas. Junto con lo mencionado se crean lazos de amistad entre estos jóvenes, quienes se organizan para sacar adelante las labores domesticas como aseos, y mantención del lugar que les sirve, por estos días, de habitación”.
Al ser consultado sobre el objetivo específico de esta Misión de verano, el Sacerdote agregó: “La Misión no es sólo visita a hogares con la intención de dar a conocer a Cristo, hay también, grupos que se dedican a trabajos comunitarios, que consisten en mejoramiento de lugares que sirven de esparcimiento y reunión de los mismos sectores que se están acompañando, como por ejemplo sedes sociales de las juntas de vecinos, Capillas, parroquia del sector, estos mismos trabajos ayudan a moldear el carácter servicial, e incentiva, la conciencia social de estos jóvenes, formando líderes católicos, capaces de ponerse en el lugar del prójimo”
Para los parroquianos, esta experiencia de recibir a los jóvenes misioneros, también es muy importante, pues se vienen realizando desde hace varias temporadas, siempre es reconfortante recibir a quienes traen su testimonio y alegría de conocer el amor de Dios y que sin egoísmo lo comparten con tantos hermanos.

Compartir esta entrada

Dejar un Comentar